La policía de París cerró el área alrededor de la Torre Eiffel este miércoles después de una llamada telefónica que alertó de una bomba.

Vehículos y cinta de la policía rodearon las calles debajo de la torre y el puente que cruza el río Sena hasta la Plaza Trocadero. Algunos turistas todavía caminaban por la zona. Un oficial declaró a The Associated Press que no se halló ningún rastro de bomba.

Dos agentes en el lugar le dijeron a AP que la operación fue el resultado de una amenaza de bomba por teléfono. La gerencia de la Torre Eiffel no respondió a las solicitudes de comentarios.

La torre de 131 años recibe alrededor de 25 mil turistas al día en años normales, pero las visitas disminuyeron este año debido a las restricciones por el COVID-19.

Si bien la Torre Eiffel está programada para abrir todos los días, ocasionalmente cierra debido a amenazas de suicidio, amenazas de bomba o huelgas laborales.

Con información de AP.